Solamente teniendo en cuenta sus dotes actorales, tiene sentido que el actor Neil Patrick Harris haya sido nominado a los Emmy como Mejor Actor de Reparto por su papel en la serie “How I Met Your Mother”. La comedia, que en Latinoamérica se ha podido ver por el canal Fox Life, ha sido aclamada por la crítica y ha logrado muy buen rating. Y al igual que su personaje en la serie, el pulcro y sardónico mujeriego Barney, Harris se ha destacado con este jugoso y adorable rol que él jamás pensó que podría conseguir.
“Me parece muy divertido que me hayan elegido para este papel,” dijo Harris la semana pasada. “Siempre me han contratado para componer al típico muchacho americano”.
Incluso es posible que los votantes de los Emmy estén buscando enviar un mensaje más profundo que el de simplemente reconocer el buen trabajo de Harris. El suyo es el caso más reciente en generar un debate cultural respecto al papel de un actor en contraste con su vida privada y la capacidad del público de poder separar estos dos ámbitos.
La nominación al Emmy llega en un año muy particular para el actor. Harris, quien se hizo famoso a los 16 años por su papel protagónico en la serie “Doogie Howser, M.D.”, asumió públicamente su homosexualidad a regañadientes luego de que varios sitios web cuestionaran su orientación sexual. Por primera vez, su vida privada se convirtió en alimento para los tabloides. Este parece ser el año para este tipo de eventos; el actor de la serie “Grey’s Anatomy’s”, T.R. Knight, también fue nominado al Emmy por primera vez luego de asumir públicamente su sexualidad. En el caso de Knight, la decisión de salir del closet se dio luego de que su compañero de elenco, Isaiah Washington, lo difamara por su orientación sexual.
En el mes de noviembre, luego de que aparecieran los rumores por internet, el vocero de Harris salió a desmentirlos. Sin embargo, al día siguiente, Harris envió un comunicado a la revista People, diciendo que estaba “orgulloso de ser un hombre gay viviendo mi vida plenamente y me siento muy afortunado de trabajar con un grupo de gente maravillosa en el negocio que amo”.

boda gay


Esta declaración sorprendió al público y a la prensa. Resultaba ser que el actor que componía al irresistible playboy heterosexual Barney, ¡era gay! Evidentemente a los votantes de los premios Emmy esto no les importó demasiado.
En la vida real, Harris es una persona apacible, relajada, de perfil bajo; características que uno no le adjudicaría a un actor de TV.
A pesar de que no lo seduce la idea de que su foto aparezca algún día en una retrospectiva sobre los Hitos de la Historia Gay, tampoco parece molestarle demasiado hablar del tema. Harris dice que supo que era gay a los 15 o 16 años. Sin embargo, su status de estrella adolescente le generó una cierta confusión: “a esa edad no podía tener muchas citas ya que no podía ir ni a bares ni a discos,” confesó el actor.
El actor reconoce a su paso por el musical de Broadway “Rent” como la experiencia que lo ayudó a entender su orientación sexual. “Ese es un espectáculo que trata acerca de celebrar la vida, disfrutar de cada momento y apreciar la diversidad,” confesó Harris la semana pasada, justo antes de filmar una escena del primer capítulo de la tercera temporada de la serie con la logró su nominación a los Emmy.
Luego del revuelo causado por su salida del closet, Harris rechazó muchos pedidos de ser entrevistado; es por eso que la producción de “How I Met Your Mother” lo persuadió a realizar esta en particular, con la intención de atraer la atención de los votantes de los Emmy, quienes estarán emitiendo sus votos fines de este mes.
Pero Harris no se queja de su suerte, sino que la analiza desde una perspectiva casi filosófica. “Me pareció que al personificar a Barney, mi vida privada se iba a convertir en la comidilla de los medios,” dijo Harris, de 34 años. “No sabía cuales iban a hacer las consecuencias de hacer pública mi sexualidad. Por suerte, no se convirtió en un escándalo, lo cual hubiese sido un desastre. No soy una persona escandalosa. Las cosas se dieron de una manera que me permitió emitir un comunicado para disipar rumores, lo cual fue una decisión mía sin ninguna intención de que se convirtiera en una gran cosa”.
Sin embargo, dentro de los confines de Hollywood, se convirtió en “una gran cosa”. Hasta no hace mucho tiempo, los secretos de los actores quedaban guardados por siempre en las bóvedas de los estudios. Sin embargo, en los últimos años, Hollywood ha ocupado un rol vanguardista respecto a los cambios en las políticas de conciencia y aceptación de los artistas gays.
Pero para la gente del mundo del espectáculo, la pregunta es si, después de una década de la salida del closet de Ellen DeGeneres, el público norteamericano de todas las escalas sociales está preparado para ver a un actor gay componer un personaje heterosexual. ¿Ha avanzado la sociedad en este país de manera tal que ya no importe la orientación del actor en cuestión?
El subtexto de la nominación de Harris a los Emmy parece ser un mensaje para tranquilizar a los actores gays; para que estos sepan que pueden salir del closet y aún así, componer personajes heterosexuales. De la misma forma en que actores heterosexuales pueden componer a cowboys gays. El mismo Harris parecer sorprendido: “ahora los personajes gays en las películas importantes solamente los componen actores heterosexuales. ¡No están eligiendo a actores homosexuales para hacer personajes gays!”
Michael Jensen, editor y columnista de la página AfterElton.com, la cual examina el rol de los gays en la industria del entretenimiento, toma a la nominación de Harris como un avance respecto a la típica pregunta que se da socialmente cuando se sospecha de la sexualidad de un artista: “¿Es o no es?”. Esto siempre ha logrado que casi ninguno de los actores que aspiran a conseguir papeles protagónicos, con la excepción del actor británico Rupert Everett, se animen a salir del closet.
“Esta nominación nos aleja un poco de aquel obstáculo,” declaró Jensen. “Componer a un playboy en una sitcom puede ser la antesala de ser el galán de una comedia romántica.”
Carter Bays, productor ejecutivo de “How I Met Your Mother”, asegura que Harris ha hecho un gran trabajo al “disipar el mito” acerca de la no aceptación del público de que un actor gay personifique a un heterosexual. Sin embargo, según Bays, la desbordada personalidad de Barney logra quitarle relevancia a la vida privada del actor; “creamos ese personaje casi como una parodia del típico hombre soltero heterosexual”.
Actualmente, hay muchísimos actores aterrorizados a salir del closet. Harris se lo adjudica al miedo a perder el trabajo y la popularidad, pero insiste que, en su caso, su larga negativa a asumir su sexualidad públicamente tuvo más que ver con una cuestión de principios.
“Soy un fiel creyente de que, cuanto menos sepa la gente acerca de la vida privada de un actor, más creíble se vuelve su personaje,” afirmó el actor.
Y es así como Harris quiere que se lo conozca: como un trabajador de la actuación. Y no como el Tipo Que Fue Noticia Por Haberse Asumido Gay.
“Tengo una muy buena vida privada que está compuesta por un pequeño grupo de amigos,” dijo el actor, “y nos juntamos a cocinar, a tomar vino y a mirar reality shows en la tele. Es muy poco interesante”.
Y en lo que respecta a su vida en la pantalla, Harris espera que esta sepa cuidarse sola. “Si tenés talento en este negocio,” afirmó, “seguramente siempre tendrás trabajo”.

Fuente: SentidoG.com