La Justicia civil volvió a rechazar el matrimonio entre gays. Lo hizo en el caso de Alejandro Vanelli y Ernesto Larrese, quienes hace dos meses habían ido a un Registro Civil para pedir turno, pero se lo negaron. Es el segundo fallo en contra del casamiento entre homosexuales, aunque en este caso la jueza que intervino desestimó el amparo por cuestiones formales.
La Jueza Nacional en lo civil Número 86, Ana Beneventano, rechazó un amparo que había presentado la defensa de la pareja pidiendo que se declare inconstitucional esa norma, a la que calificaron de “discriminatoria”.
“Una cosa son los derechos y garantías constitucionales y otra los procedimientos judiciales establecidos para su salvaguarda por las leyes que reglamentan su ejercicio de conformidad con las distintas situaciones, porque no corresponde alterar las instituciones vigentes ni extender la jurisdicción legal y constitucional de los jueces”, señaló la jueza.

boda gay


En el amparo que habían presentado, la pareja había afirmado que “el amor que nos brindamos cada día desde 1976 nos ha hecho creer que tenemos derecho a tener los derechos que tienen el resto de nuestros pares, de los que sólo nos diferencia nuestra condición sexual: somos gays”.
En tanto, los abogados de la pareja criticaron el fallo de la jueza al que calificaron de “arbitrario e injustificado, que no hace más que restringir nuestros derechos constitucionales”, razón por la cual ya presentaron la apelación ante la Cámara Nacional en lo Civil.
“El fallo no hace más que restringir, nuevamente, los derechos constitucionales de mis defendidos, y siendo tan clara la vulneración a los derechos constitucionales. Se está impidiendo el acceso de los firmantes a un status jurídico, negándosenos así la posibilidad de ejercer en igualdad de condiciones los derechos de los que goza todo habitante de la Nación”, aseguró el abogado de la pareja, Gustavo López, en diálogo con Clarín.com, al tiempo que confirmó que ya apelaron la resolución ante la Cámara.
Con argumentos distintos, la Justicia ya había negado un pedido similar de una pareja de lesbianas formada por María Rachid (presidenta de FALGBT) y Claudia Castro. En ese caso, la jueza Bacigalupo dijo que “afirmar que la unión de dos personas homosexuales debe ser considerada matrimonio, es desvirtuar completamente el concepto de dicha institución”.

Fuente: clarin.com