La competencia es feroz: Amsterdam, Berlín, Buenos Aires, Barcelona y ahora, esta capital se ha lanzado a la carrera para convertirse en la meca del turismo gay, un sector decidido a reinventarse y por el que cada vez más empresas invierten.
Famosa por su música clásica, sus elegantes fachadas y sus cafés tradicionales, la capital austriaca quiere incluir en su reputación la modernidad y la apertura, con la salida este verano de la segunda edición de una guía para homosexuales: 48 páginas en la que tienen cabida discotecas, tiendas, saunas y hasta playas nudistas en el Danubio destinadas a los turistas gays.
Consciente de la ventaja que le llevan ciudades como París, Berlín y Barcelona, que encabezan el ranking europeo de destinos favoritos de gays y lesbianas, Viena trata de ponerse al día con la Queer Guide, según su directora, Susanne Langer.
La guía ofrece además un rico abanico de anécdotas de famosos o nobles homosexuales e invita, por ejemplo, a visitar la residencia de verano del príncipe Eugenio de Saboya (1663-1736), uno de los gays más importantes de la Historia de Austria, o el domicilio del compositor Franz Schubert (1797-1828), fallecido de sífilis, supuestamente contraída durante su única relación sexual con una mujer.

boda gay


Para los profesionales del sector, esta comunidad es un grupo muy interesante. Suelen estar interesados en la cultura y como no tienen hijos pueden viajar más fácilmente y gastar mucho más que los heterosexuales, argumenta Langer.
Según un estudio realizado entre homosexuales estadounidenses en Amsterdam, estos turistas desembolsan un 43% más que los heterosexuales.
A menudo, los dos miembros de la pareja trabajan y no tienen gastos fijos como los que representa tener hijos, según uno de los responsables del estudio, Stephen Hodes.
La clave para promover el turismo gay reside, según los expertos, en potenciar la escena underground, la actividad cultural y la vida nocturna, así como organizar grandes acontecimientos específicos, como la Gay Pride, cuya última edición europea celebrada en Madrid el pasado junio reunió a más de un millón de personas.
La originalidad también entra en liza para atraer a los homosexuales. El primer hotel para homosexuales, El primer barrio 100% gay, La primera competición deportiva para gays y lesbianas… las iniciativas se multiplican en las principales capitales.
Así, Buenos Aires, que se reafirma como la capital sudamericana del turismo homosexual, será la sede el próximo septiembre del 4o. Mundial de Fútbol gay, al tiempo que desarrolla atracciones turísticas y comerciales, como una tienda de vinos destinada especialmente a esta comunidad.
En Barcelona, aprovechando la legalización de las uniones homosexuales, el empresario mexicano Santiago Porrero inauguró el pasado mayo la primera tienda en Europa dedicada a la moda nupcial y festiva para los gays, que se suma a los bares, discotecas y hoteles que se concentran sobre todo en el llamado Gayxample, un céntrico barrio destinado al ocio de esta comunidad.
Para quienes sueñan con una boda de cuento de hadas, los parques temáticos de Estados Unidos Disneyland (California) y Disneyworld (Florida) cambiaron su política de ceremonias de ensueño para que los homosexuales también pudieran festejar por todo lo alto su amor.
En otras regiones del mundo, el turismo también se abre a esta comunidad: en Turquía el primer hotel para gays abrió sus puertas el pasado julio en la estación balnearia de Kemer, y otras ciudades como Tel Aviv tratan de seguir el ejemplo para atraer a este tipo de turismo en boga.

http://actualidad.terra.es/sociedad/articulo/viena_quiere_rivalizar_capitales_turismo_1772424.htm